Brian Wansink

Este es un extracto de la sección sobre Brian Wansink en el libro «Manzanas podridas…».

De todos los autores listados en este capítulo probablemente Wansink sea el que más me duela, ya que fue uno de los científicos clave que estudié en la fase final de mi tesis doctoral. Sus hallazgos en el ámbito del comportamiento de las personas con la comida eran innovadores —este es el del truco de echarte la comida en plato pequeño para tener la sensación de comer más, por el efecto Delboeuf —, así como su capacidad para comunicarlo, algo que me producía admiración. El pasado mes de septiembre (2018) el caso saltó a los medios: muchos de los análisis de datos de sus investigaciones habían sido falsificados. Realmente tampoco me sorprendió demasiado, ya que incluso mi director de tesis llegó a calificar en algún momento sus resultados como «demasiado buenos».

Brian Wansink (Iowa, Estados Unidos, 1960) es investigador en el campo del comportamiento del consumidor (marketing). Obtuvo el doctorado en la Universidad de Stanford y ha desarrollado gran parte de su carrera en la Cornell University, ocupando la cátedra de John S. Dyson en el Departamento de Economía Aplicada y Gestión.

Según Google Scholar, Wansink aparece como autor o coautor en 908 publicaciones indexadas por el buscador, tiene un índice i10 de 257 y sus publicaciones reciben 29 270 citas (la más citada recibe 1666)** .

Los primeros revuelos en torno al trabajo de Wansink aparecieron en noviembre de 2016 tras la publicación de un post en su blog personal donde elogiaba a un estudiante de su equipo por masajear datos brutos que aparentemente no arrojaban nada significativo y conseguir finalmente publicar hasta 4 papers con ellos (famosos por el tema que trataban: el comportamiento frente a comer pizza. El post armó tal revuelo en la comunidad que algunos investigadores curiosos se pusieron a analizar los artículos de Wansink en busca de las malas prácticas que elogiaba en el artículo de su web.

En 2017, Nicholas J. L. Brown* y James A. J. Heathers —tenemos más información sobre ellos en el Capítulo E (p. 235)— aplicaron su novedoso método para la detección de resultados erróneos (conocido como SPRITE) a algunas publicaciones de Wansink que habían llama- do su atención; inicialmente las pruebas apuntaron a un artículo de 2012 publicado en Preventive Medicine que según el test contenía datos erróneos. Enviaron correos electrónicos con el hallazgo al propio Wansink y a la Office of Research Integrity and Assurance de la Cornell University. La universidad indicó que estaban investigando los documentos. Simultáneamente, Brown y otros dos colaboradores (Jordan Anaya y Tim van der Zee) estaban trabajando en el artículo Statistical heartburn: An attempt to digest four pizza publications from the Cornell Food and Brand Lab, cuya versión preliminar se hizo pública en enero de 2017. El artículo concluía que cuatro artículos analizados del Cornell Food and Brand Lab (el laboratorio liderado por Wansink), tenían serios problemas de incongruencia en los datos presentados. Fueron encontradas unas 150 inconsistencias; entre otras, por ejemplo, en algunos casos los grados de libertad de las pruebas estadísticas eran mayores que el tamaño de la muestra, algo imposible, o valores de F y t eran inconsistentes con las medias y las desviaciones estándar informadas. Los autores comenzaron a publicar sus hallazgos en diversos blogs y a obtener a través de internet realimentación de otros investigadores.

El 21 de marzo de 2017 el movimiento generado en investigadores de distintos países desde finales de 2016, dio como resultado el conocido como The Wansink Dossier, donde diversos autores aglutinan los hallazgos sobre los reanálisis de más de 50 publicaciones de Wansink, apuntando multitud de errores e inconsistencias que sugerían que Wansink manipulaba los datos agresivamente, algo por supuesto considerado una mala práctica de investigación (ver el Capítulo C, p. 150).

El 21 de septiembre de 2017 un nuevo artículo es retirado, el publicado en JAMA Pediatrics en 2012, para el que había conseguido casi 99 000 dólares en fondos y que tiene la singular característica de haber sido retirado dos veces, ya que fue…

¡Puedes seguir leyendo el resto del caso gratuitamente en el libro! Aquí >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *